https://lamaya.format.com/laboratorio Aquí vemos:

-Visibilizar, mediar y asesorar en procesos comunitarios derescate cultural a través del arte.

-Empoderar a una comunidad y ayudarla a ser consciente de su poder de transformación

-Hacer convivir las prácticas artísticas, los procesos sociales y el aprendizaje colectivo

-Mediar en procesos de reivindicacióny transformación urbana y rural

-Representar los pliegues ocultos (espacios recónditos) de la realidad, con actuaciones pequeñas pero que representan el todo.

-Sumar voces dispares en un mismo plano de diálogo

-Recuperar la función social del arte

Tras haber revoloteado y dejado huella por Venecia ahora el viento parece virar hacia el oeste, tanto hacia el oeste que muchas ideas y ganas se dirigen a uno de los puntos más occidentales. Como casi siempre acontece, el fin no es más que una pequeña parte, el propio camino tiene muchos valores tanto para quien lo camina como para quien no ya que ha ido desencadenando tras tantos siglos numerosas raíces con sus ecosistemas.

Estamos hablando de un proyecto con diferentes elementos que lo conforman, entre ellos la grabación de documentales, organización de unas jornadas culturales en torno al Camino de Santiago, la preparación de obras escritas y todavía más puntos para poner en valor tantas cosas como sea posible dentro de patrimonio, el arte y la calidad de vida de las personas que habitamos los destinos turísticos y el propio medio. En este caso Jato e Irene García-Inés acompañados de un amigo cuadrúpedo se dirigen desde Villafranca del Bierzo a Compostela y Fisterra. Ya llevan más de dos semanas. Su diario junto con fotos y vídeos se puede ver en la página de Facebook de Lamayalab.

Una de estas cosas a estudiar y poner en valor es la hospitalidad tradicional en el camino de Santiago. Hasta hace poco el camino de Santiago, que atraviesa León y El Bierzo, continuaba con esa tradición, o más bien, instinto humano que se presta a cualquiera que esté en necesidad (si bien es cierto que con la dictadura amainó mucho y este camino se remonta a tiempos incluso precristianos con un motor espiritual similar). La noche puede traer incomodidades o peligros, naturales o no, xiadas, robos, enfermedades… Cualquier tipo de peregrinación, viaje, o situación en la que no hubiera un techo era socorrida por el instinto de cualquier vecina o vecino aunque solo tuviese un corral o palleiro. Cualquiera de nós podemos preguntar y seguro que surgen historias sobre personas que pernoctaron con alguno de nuestros ascendientes y que cuyo nombre es desconocido. Algo parecido que quizás algunas sí que vivimos es el autoestopismo o el hacer dedo. Eres anónimo pero agradeces ese pequeño gesto acumulado desde varios seres de por vida.

Sobre este instinto cada vez menos normalizado sabe mucho Jato, la otra persona que acompaña a la artista Irene. ¿Quién es Jato? Intentaremos resumir lo máximo posible en relación al alberge ya que tanto su proyecto, su vida, su albergue da para mucho como veremos en sus publicaciones. Es bien conocido en muchos lugares.

Jato es de Villafranca del Bierzo y es allí donde su abuela a principios del siglo pasado y algunas décadas más ofrecía su casa y palleiro para que los peregrinos de todas partes de Europa y alrededores descansasen allí en la entrada de la Villa. Si pensamos de mil años para acá prácticamente la idea de hotel o reserva en albergues entre tramo y tramo es casi de ayer. Eso sí, hoy puede ser una experiencia también muy interesante pero, ¿hacia dónde está yendo? ¿En qué se está convirtiendo el turismo de esta peregrinación?

A parte de otras alternativas como templos religiosos, las personas caminantes eran agasajadas con la mejor de las hospitalidades si no dormían donde podían y el clima lo permitiese. Jato siempre vivió aquello con su abuela y continuó con la labor hasta hoy. Como resultado tras mucho, mucho trabajo comunitario, manual, tras un incendio, disputas y ahogos fiscales que no terminan, nace el albergue Ave Fénix que cuenta, así, con mucha historia. Este albergue al pie de la Puerta del Perdón es uno de los lugares más emblemáticos de la comarca y de todo el camino de Santiago y así es como se conoce por quien escarba un poco o comparte unos instantes dentro de él. Continúa con el legado de su abuela y por allí pasan numerosas piernas cansadas cada día desde hace muchas, muchas décadas, aunque es cierto que aún más desde que el Camino, o Camín como se diría en toda la región, se ha diversificado y convertido en un destino turístico muy famoso hace unos cuarenta años. ¿Sabíais que la visibilización del  Camino y la presión para la apuesta en él fue gracias a Jato y otra gente implicada en torno a la larga ruta sagrada? Los veteranos del camino. Todo esto y mucho más vendría siendo la reivindicación y puesta en valor en la que trabaja este proyecto.

Jato preparando ungüento de consuelda para el camino y los dolores en el albergue Ave Fenix

Para algunos Jato ya está jubilado, en algunos términos, pero su trabajo de cuidador continúa. Los cuidados son como siempre algo menospreciados y en este caso con frutos muy bellos, enriquecedores a terceras, cuartas y quintas personas, pues hoy día El Camino es innegablemente un eje cultural y económico allá por donde pase.

Es a través de él donde coinciden numerosas historias, personas y es entonces, siendo demasiado escuetos que me perdonen, donde este proyecto de la mano de otro eje cuidador como es La MayaLab toma su importancia. ¡Pum! Estoupan. De la mano de Irene, este laboratorio itinerante viene a cuidarnos a los y las habitantes de estas tierras, a quienes pasen por ellas, al patrimonio que podemos aprovechar o cuidar, que está ahí y es el resultado de otras personinas en el pasado. Es aprovechable por y para mil razones, ya sea para echar unas risas, emocionarnos, añadir en nuestras creaciones, participar en unas charlas, ser más sabios sobre un tema, ayudar a otros a comprender historias de nuestro entorno o pasado, para la educación infantil, emujar para un turismo sostenible… Es un proyecto que viene a aportar, cuidando(nos) el patrimonio. Qué afortunados, ¿no? No solo empezando por León y Galicia, donde a corto plazo se prevé y ya se está empezando el envidiable recorrido, sino que también Villafranca del Bierzo seria  punto o base simbólica por el torbellino social del Ave Fénix con sus hosteleros, peregrinos, pimientos, almendras, música comida y lechos para seguir un día más, cuidando.

El proyecto también nace, como se puede ver en su web https://www.lamayalab.com/por-amor-al-camino, para combatir malos usos, pérdidas y líneas que pueden nublar la esencia y sentido de herencias milenarias como la que puede ser el Camino de Santiago, su tradición oral y las y los habitantes, rurales en su mayoría, que están a su vera y forman parte de la esfera sociocultural y finalmente vital de este. Todas las personas conformamos un paisaje no solo físico sino cultural.

Algo de prensa si clickamos. Aquí en radio: https://www.radiocaminodesantiago.com/jesus-jato-y-la-artista-irene-garcia-ines-el-camino-a-santiago-con-burro-y-carro/

Leed más en su web o facebook enlazadas en este modesto artículo divulgativo que se queda muy corto.

Desde aquí estamos muy contentxs de que algo así este tomando forma porque al final quienes moramos en estas tierras primeramente nos podemos beneficiar y esperamos que más gente lo conozca para seguir embarullando, a mellor.

Escrito por:Muricego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s