Estos días de invierno en los que el sol sale desde primera hora de la mañana, son el oasis entre las nieblas. Nos quedamos parados frente al sol y, con los ojos cerrados para disfrutar de sus rayos, pronunciamos la clásica frase “casi se está mejor fuera de casa que dentro”.

Es al salir cuando aún vemos los restos de la xeada que cayó la noche anterior, la que deja los campos cubiertos de blanco brillante, como diamantes en la hierba. En las huertas solo destacan las berzas que siguen en pié y que son las reinas del invierno, pues nada puede con ellas a excepción de la mano que arranca sus hojas para preparar el caldo que sabe a gloria, como esos rayos de sol que nos permiten el gozo dentro del frío del invierno.

Dibujo: Raúl Ochoa

Escrito por:Raúl Ochoa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s