Hace unas semanas hablamos de la música tradicional en nuestro programa quincenal en la Cadena Ser Bierzo. Dimos diferentes puntos de vista y opiniones variadas, pero todos coincidiamos en la importancia de preservar este patrimonio inmaterial.

En esta carrera a contrarreloj en la que se embarca cualquier persona que luche por rescatar aquello que solo existe en la memoria y recuerdo de los y las antiguas, es muy importante hacer uso de los avances tecnológicos y comunicativos. Por eso, poníamos en valor la suerte e importancia de poder llevar esos conocimientos que poco a poco recogemos y rescatamos, a la radio o al formato audiovisual.

Desde mi punto de vista, el cine es la herramienta perfecta para esta transmisión y preservación. Y así lo han entendido también los artífices de la obra audiovisual que os traigo hoy. Esta película representa una lucha contra el silencio que pasa por hacer música con cucharas, sartenes o un caldero.

ZANIKI

Fotograma de la película Zaniki

Esta película estrenada en 2019 y dirigida por Gabriel Velázquez, es una perfecta mezcla entre el documental y la ficción. Basándose en el guion vital de Eusebio Mayalde, nos muestra la transmisión oral como vía para salvaguardar la tradición. Gabriel Velázquez, a través de este film, ahonda en las tradiciones de los parajes rurales de su originaria Salamanca.

Eusebio Mayalde es una especie de chamán, de folclorista que puede hacer música con cualquier elemento y, el tipo de «héroe» que necesitamos en estos tiempos donde todo aquello que somos tiende a la desaparición. La película narra como Eusebio comprende que ha llegado el momento de transmitir a su nieto Zaniki toda la cultura y tradición que ha llegado hasta él. De lo contrario, quedará sepultada bajo tierra y desaparecerá definitivamente.

De una manera muy instintiva sabe cual es la solución: Llevará a su nieto a los confines de la meseta castellana y allí, mediante ritos ancestrales, cientos de historias y música, hará que Zaniki tome el relevo como trovador de la tradición.

Zaniki
Fotograma de la película Zaniki

Lo cierto es que la familia Mayalde existe y llevan más de 40 años recopilando las canciones tradicionales de la Salamanca rural para llevarlas a los escenarios de todo el país. Recogen y difunden esta música con la fuerza y el gancho que siempre ha tenido pero que no se ha sabido traspasar a las nuevas generaciones. Además, tanto en los conciertos como en la película, Eusebio relata historias que ha ido recogiendo junto a la música. Esto lo hace todavía más atractivo y abarca público de todas las edades.

El personaje de Eusebio, se enlaza con otro documental igual de importante para la música tradicional: «¡Folk!: Una mirada a la música tradicional«. Me gustaría acabar con una frase que dice Eusebio en este film que analizaré en próximas entregas:

«Entre canción y canción cada vez me preocupa más lo que digo. Tienes gente delante con 15 o 16 años, con la cresta amarilla y piercings hasta en el pito, que acaba el concierto y te dicen: «Oye, ¿a mí por qué no me han contado esto?». Esa idea que tenemos los mayores de «estos que vienen ahora no se preocupan por nada, no preguntan por nada…» Pero vamos a ver, ¿Cuándo se han reclamado las herencias? Las herencias no se reclaman, las herencias se dejan« Eusebio Mayalde.

Escrito por:Lucía Suárez

3 comentarios en “Salvar la tradición a través del cine.

Responder a Nacho Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s