“Los ancianos son nosotros”: https://blogs.publico.es/cristina-fallaras/2020/03/23/los-ancianos-son-nosotros/

De esas ideas acertadas en el artículo surgen en su línea otras reflexiones aplicables a nuestra comarca y a la percepción que tenemos de la gente mayor.

Vivimos en la sociedad del desprecio a lo que algún día seremos. ¿Cómo se puede comer eso? Conocemos más de lo que se detalla como Historia (monarquías, guerras y conquistas) que de la propia etnografía de hace dos días.

A pesar de las críticas mencionadas con acierto en el texto, en esta época de crisis es verdad que son muchas las preocupaciones que nos atañen con respecto a la salud y soledad de nuestros más mayores. Es así que vemos bastantes iniciativas y quizás nuevos puntos de mira que antes no teníamos hacia los y las profesionales cuidadoras o que trabajan en relación a personas ancianas. La gente mayor no son más ni menos que personas como tú y como yo que han estado más tiempo aquí.

PERO,

-Continuamos despreciando su ocio. “Es que piensa que antes nun había ni televisión”. Conectar y comprender lo que nos cuentan puede ser un ejercicio de empatía muy grande que puede costar su tiempo. Por ejemplo, en cuanto al baile ellos y ellas mismas empezaron a mirar por encima del hombro al baile suelto de su ascendencia cercana, es decir, “lo que bailaban los viejos” como dicen. Puede apreciarse este comentario ante la investigación etnográfica del baile en el Bierzo. NO son los bailes tradicionales bailes fáciles como vemos a veces imitar en las verbenas. He ahí el empobrecimiento y el corte en la transmisión generacional. Es hoy cuando nosotros, ya ni pudiendo repudiar el baile suelto recreado por algunos grupos, miramos distantes al baile agarrado con el que más tarde disfrutaron y disfrutan. Ni se nos ocurriría aprender o compartir con gente más mayor o de nuestra misma edad. ¿No está cargado de connotaciones apolilladas, pasadas de moda o de guasa? Antes también, pues, se discriminaba y mofaba de “lo de los viejos”. ¡Pasodoble, rumba, corrido, bienparao, tango,  moliñeira y más!  Hoy todavía podemos conocer a gente nueva, reír o bailar con la vecina. ¡Podríamos perfectamente adaptarlo a nuestro xeito y crear! No metamos palos en la rueda.

-Despreciamos su manera de hablar. Ligado a la no escolarización formal (que sí aprendizaje de muchas cosas y, lógicamente, de las lenguas maternas) y a otros aspectos sistemáticos como se habló en este artículo, continuamos despreciando y buscando cualquier falacia y excusa externa para el rechazo de los giros lingüísticos y uso de las lenguas, dos en el Bierzo y Cabreira, de nuestros ancestros bercianos (ojo, en otros sitios no sucede con tal firmeza). Sigue habiendo recelo y es posible que haya una imagen folklorizada, o mirada incrédula y patologizante ante cualquier guiño simbólico a acercarse al camino lingüístico que utilizan hoy o usaba gente de aquí. Si eres mayor y hablas raro: pobre. Si eres joven y lo haces, eres un fanático. La estructura o lengua con la que lavaban, se maquillaban, enamoraban o maldicen y cocinan hoy, no es más que una manera de comunicación. Usarla con sus hablantes no es más que mostrar respeto. No es abrazar a una lengua o proteger un fonema, es abrazar a los y las abuelas o a tus vecinas y paisanos, demostrarles y devolverles la normalidad (en cuanto hablamos de personas mayores, pues también es simplemente hablar). Hablamos de respeto en la interacción (entre otras actividades, valores y emociones que la revalorización lingüística conlleva) y encontramos, en cambio, normalmente, risas y acusaciones de todo tipo. ¡El Castellano, el asturleonés y el gallegoportugués bercianos no son enfermedades!

-¿Y su eco-nomía? El contacto con la tierra en el mundo rural sigue a ser despreciado en muchas ocasiones (también artículo en este blog). La güerta como hobby, “el entretenimiento del abuelo” o “eso que hace mientras me paso otra fase del juego” como fue en mi caso. ¿Cuántos jóvenes vemos hoy la agricultura como una salida para cumplir nuestros proyectos de vida? ¿No es la agricultura una de las fuentes primordiales en nuestra comarca? ¿Cuántos no veríamos como un retroceso o decepción haber estudiado para “acabar” plantando patatas? Está claro que no solo hablamos del edadismo o la discriminación por cuestión de edad pues entran en juego otras normas y opresiones y visiones sociales. ¿Cuántos no conocemos a personas ya en su jubilación que continúan o comienzan otro huerto sea en la tierra de su tatarabuelo o en el jardín de su nuevo chalet adosado? Estas labores pueden ser tanto cruciales para el bienestar en la madurez como para el bienestar de quien se lo proponga, ¡para comer y cotizar, para ahorrar y vivir tu vida! Podemos fomentar este empleo tan digno como otros consumiendo a agricultores lo más directamente posible!

-Memoria histórica. Quizás en este campo algunas personas hayan profundizado más y de hecho es una cuestión que incluye las anteriores mencionadas y muchas otras pues todo se interrelaciona y hay una lucha de poder y clase detrás. Llevamos, sin embargo, muchos años perdiendo muchas oportunidades de conocer más firmemente lo que fue un periodo crucial para entender tanto la vida de nuestra familia como el presente de nuestro país. Son testimonios que nos volarían la cabeza. Vemos el periodo de la dictadura y la guerra, incluida esta en ese periodo, como algo lejano, algo casi contiguo de la Revolución Francesa o incluso de la independencia de los EEUU cuando estudiamos en el instituto; “una guerra más”. No somos conscientes de las barbaridades que realizaron humanos hace cuatro días y de las consecuencias en el estilo de vida y creencias de nuestras familias que nos afectan directamente HOY, familias traumatizadas, muy estrictas o dogmáticas… Somos totalmente herederas las personas, quizás nietas ya, de cultura, temores y recuerdos silenciados de un periodo muy duro y largo de represión estructurada y dirigida. En muchas ocasiones el silencio es un mecanismo de defensa que fortalece el olvido, también colectivo, y es comprensible que no sea hasta bien pasados los años de instituto cuando comprendamos que eso que estudiamos tenía algo de relación con “no sé qué frase” que decía el abuelo. Cuidar a nuestros mayores también cuenta, junto con los puntos anteriores y otros cien, con devolverles la dignidad que en muchos casos se le robó, en escucharles (sí, sin que se traduzcan) independientemente de la coherencia histórica de su discurso o del partido que estén echando. Giremos la cabeza. Tenemos enfrente a memorias con ganas de contar y de soltar y llorar al recordar a sus seres queridos o las atrocidades que no por ser de hace 70 u 80 años son más justificables o haya que quitarles fierru alguno.

Así podríamos parar en otras tantas partes de la esfera vital de lo que un día fuimos: la sexualidad, los juegos, los cantares, los rituales, la estética y de qué forma hoy lo metemos todo en un mismo saco carcomido y lo dejamos en el desván o lucido.

Aunque esto no sea exclusivo de nuestros tiempos, es cierto que hemos sufrido cambios drásticos rápidamente. Llevamos obviando muchos años, décadas. La arena corre hacia abajo en el reloj y que mejor que por lo menos sentirla, haga cosquillas o pique. La gravedad no hace excepciones y todas tenemos dignidad; no nos percatamos de que también somos arena.

Artículos de opinión actuales en relación a la crisis para complementar la lectura:

https://www.publico.es/sociedad/edadismo-aislamiento-ancianos-forma-maltrato-social.html

Sobre la minusvaloración de su vida:
https://kaosenlared.net/la-pobreza-espiritual-de-una-sociedad-que-minimiza-la-muerte-de-sus-ancianos/

Narración oral y restauración de “autoridad”:
https://narracionoral.es/index.php/es/documentos/articulos-y-entrevistas/articulos-seleccionados/1604-la-voz-de-la-memoria

*Edadismo es la discriminación de personas por su edad, es decir, por su nivel de experiencia en el mundo. Hoy en día en los buscadores se pueden encontrar numerosos artículos y referencias a esta cuestión. Ageism en inglés.

Escrito por:Muricego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s